ES UN DIARIO DEDICADO A VENTILAR SUS OBSESIONES

Publicado en por LA MILITANCIA

" Otro aspecto del Grupo Monopólico es la ideología que suele ser tapada por la imagen de empresa de libre información, de negocios, al servicio de la "gente" y demás nombres inventados por la oficina de marketing. La libertad de expresión es la bandera que deja de servir cuando el Grupo ve afectados sus intereses. O supuestos intereses como la permanente censura que ejerce sobre el uso de los contenidos de ARTEAR, una de sus empresas. En este blog ya se ha escrito acerca de la persecución sobre los bloguers y el uso de contenidos posteados en sus blogs. Ver acá uno de los artículos publicados. Ejerció la censura sin límites, apropiándose de contenidos ajenos a su "propiedad" y causando daños que nunca fueron resarcidos. El Grupo considera que todo lo producido por ellos, aunque esté en disponibilidad y al alcance de cualquier persona en internet, es de su propiedad. Controvertido concepto que no tiene asiento legal determinado, porque el fenómeno es nuevo, porque no hay legislación clara al respecto, menos aún en la Argentina. Además porque cualquier ciudadano con un monitor y un grabador de imágenes, las captura y las sube a canales de imágenes de internet y bloguers de distintos lugares del mundo pueden utilizarlas. El concepto de "copyrigth" es totalmente discutible y forma parte del paradigma de la "era Gutumberg". Aspectos de esa ideología quedaron al descubierto con el episodio desatado a raíz del análisis efectuado por el Embajador argentino en Estados Unidos, Héctor Timerman. El Monopolio hace el doble juego cínico: libertad de expresión cuando les conviene, censura cuando les conviene. Monitorea internet ejerciendo el poder de policía sobre contenidos ajenos, pero no tiene control sobre lo que se publica desde alguna de sus empresas. Extraña manera de trabajar. El lunes 15 de febrero el diario Buenos Aires Económico publicó una nota en la que Timerman decía: "Varias veces he visto que en los blogs auspiciados por Clarín se me ataca. No a mi persona o mis actividades -de eso se ocupan los redactores del diario- pero en los blogs lo hacen por mi condición de judío. Clarín ha transformado sus blogs en una secuela de Der Strummer o, su alter ego argentino, la revista Cabildo. El 13 de febrero, leo a un tal Eduardo Arrivillaga, quien opina que "Timerman, sionista militante, no es la persona más apta para apoyar un plan de paz en Medio Oriente, único logro que podría exhibir la administración de Obama para las elecciones de medio término....." No se quién es Eduardo Arrivillaga....cuando lo "googleo" encuentro otras frases de igual tenor racista "...y finalmente -dato bastante sorprendente- Timerman revistaba como coronel ad honórem en la estructura de inteligencia de la Mossad, de Israel." Esto es Clarín hoy. Un grupo de periodistas que supo trabajar en otras redacciones junto con grandes periodistas -muchos de ellos asesinados por los socios de sus patrones actuales-. Porque a varios los conozco no puedo aceptar que hayan caído en promotores del antisemitismo. Como mi padre supo decirle a Claudio Escribano: "Ni los militares te piden tanto". Yo les digo a los periodistas de Clarín que ni Magnetto les pide tanto. Y si les ide deberían tener la dignidad de oponerse. No tengan miedo, no les va a pasar nada." Leer nota completa acá Eduardo Arrivillaga, con toda impunidad, destapó la Caja de Pandora. desparramando los males ante el silencio cómplice de los responsables de ese espacio del negocio. El 16 de febrero Héctor Timerman seguía esperando alguna reacción reparadora por parte del Grupo. Ese día expresó lo siguiente y que fue publicado por el diario El Argentino: "Algunos de los hoy editores de Clarin han sido testigos de lo peor de nuestra historia, saben sobre los colegas que fueron secuestrados, torturados, asesinados. No hace falta nombrarlos. Nadie olvida sus nombres. Voy a hacer una excepción con Enrique Raab. Enrique fue un colega querido por todos y admirado por los lectores de La Opinión. Enrique fue secuestrado un día después que mi padre. Sin embargo, Enrique nunca apareció y poco se sabe del destino que le dieron sus secuestradores. Desde las páginas de La Opinión había denunciado el antisemitismo que, a diario, se emitía por Radio Municipal. Mi padre le había pedido que escriba esas notas porque su perfecto dominio del alemán le permitían comparar a Radio Municipal con las emisiones de Radio Berlín durante los años 30. ¡Qué distinto a los periodistas de Clarín de hoy! Cuánto silencio de los mismos que se rasgan las vestiduras porque el Congreso decidió derogar la ley de medios audiovisuales implementaba por los asesinos de Enrique Raab y los demás colegas. Por su silencio, periodistas de Clarín, por su complicidad con los patrones de Clarin es que les dejo otro artero ataque antisemita que leí en un blog de la empresa donde trabajan."Continuar leyendo acá. FARO de la Comunicación hizo pública recientemente una Carta Abierta a los periodistas de Clarín que contiene en algunos tramos conceptos similares a los manifestados por Héctor Timerman. La Carta causó muchas incomodidades y dejó visibles las posiciones que sobre el tema tienen varios periodistas. Apoyar públicamente dicha Carta puede significar la estigmatización de quien lo haga. En la Argentina suele decirse que "no hay gobierno que aguante tres tapas de Clarín", esta frase se ha instalado en la subjetividad, es parte del imaginario de quienes forman parte del mundo de los trabajadores de los medios para finalmente constituirse en una amenaza velada, no sólo para los gobiernos sino para todos aquellos que pretendan desafiar el poder dominante del Grupo. Afortunadamente son muchos los periodistas que acuerdan con la Carta de FARO de la Comunicación. Leer acá la Carta Continuando con el episodio de Héctor Timerman y como lógica consecuencia ante el silencio del Grupo, la DAIA emitió un comunicado en el que se condena a Clarín: La Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) condenó hoy "enérgicamente" las "manifestaciones antisemitas" firmadas por el blogger Eduardo Arrivillaga, del Grupo Clarín. En un comunicado, indicó que en esas manifestaciones "se desvaloriza el accionar" del embajador Héctor Timerman por su "carácter de sionista militante, sinónimo con el que se pretende cuestionar su pertenencia a la comunidad judía". El comunicado lleva las firmas del Vicepresidente en ejercicio de la Presidencia, Sergio Witis y del Secretario General, Fabián Galante. Finalmente Ricardo Kirschbaum, editor general del diario, rechazó las acusaciones. Respuesta más que obvia. Lo que sigue mueve a risa: aseguró que lo aparecido en uno de los blogs del diario no fue escrito por un periodista de ese matutino, aunque aclaró que "el blog es parte de la plataforma del grupo, como un espacio de libre opinión". Rechazó las acusaciones y manifestó que lo aparecido en uno de los blogs del diario no fue escrito por un periodista de Clarín "ni sus dichos coinciden con la línea editorial del diario". Por su parte la DAIA, hasta ese momento no había recibido ninguna denuncia ni notificación vinculada con este hecho. Ver nota completa. El embajador argentino en los Estados Unidos, Héctor Timerman, sostuvo hoy que el diario Clarín reconoció a través de su director, Ricardo Kirschbaum haber difundido un texto antisemita en su contra. "Ricardo Kirschbaum reconoció en declaraciones a la Agencia Judía de Noticias (AJN) que Arrivillaga escribió en una empresa del grupo Clarín. El texto de Arrivillaga es claramente antisemita y las palabras de Kirschbaum reconocen que Clarín lo difundió", dijo Timerman. Evidentemente Eduardo Arrivillaga tuvo mas suerte que los blogueros cuyos espacios fueron censurados por ARTEAR, empresa perteneciente al Grupo Clarín, sustrayéndoles contenidos y haciendo clausurar los canales públicos y gratuitos como son los de YouTube. No sólo contenidos que el Monopolio consideró propios, sino que también desaparecieron contenidos personales subidos por los usuarios de los canales. Arrivillaga no fue vigilado, ni censurado. Pudo publicar lo que quiso sin la menor censura, en más de una oportunidad y sin que se monitorearan su escritos antisemitas y discriminatorios. Esta es la ideología y la metodología del Grupo Monopólico.
Prof. Mabel Maidana -
Co-Coordinadora Comisión "Nicolás Casullo" de Medios Audiovisuales en Carta Abierta
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post